Ryanair, sin tapujos con el asunto de las penalizaciones


Ryanair ha reconocido que cobrar 40 euros por imprimir la tarjeta de embarque en los aeropuertos es una penalización al pasajero que utiliza para disuadir a aquellos que se niegan a utilizar la facturación 'online', según el recurso de apelación de la aerolínea a la sentencia que declaró abusiva esta práctica.


La compañía defiende que para desarrollar su negocio 'low cost' "era necesario establecer una penalidad para disuadir a aquellos que se negasen a utilizar la facturación 'online'", según afirma en su escrito enviado al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Barcelona.Ryanair
afirma que "cuesta creer" que las personas que disponen de medios informáticos "no encuentren una impresora".

 
La compañía irlandesa considera que el cobro de 40 euros no es un coste "desorbitado" ni "desproporcionado" en relación al precio del billete y que tiene un "carácter disuasorio" con el que han conseguido que el 99% de sus pasajeros facturen en su casa.

El demandante considera que el cobro por imprimir la tarjeta supone un "enriquecimiento injusto" por parte de Ryanair, que genera "millones de euros" anualmente con una práctica "abusiva" que no utilizan las demás compañías, según el escrito de contestación al recurso. La Audiencia Provincial de Barcelona resolverá en los próximos meses el recurso de apelación la compañía.

1 comentarios:

Vistetecomopuedas dijo...

Otra penalización es el dinero de más que te hacen pagar para facturar equipaje si lo haces en el aeropuerto. En casa, desde el ordenador es mucho más barato... la última vez que viajé con ellos me timaron un poco. Aunque bueno, compensa el que los billetes sean más baratos que en otras compañías.

Publicar un comentario