El reloj que marca el ritmo de Praga


Seguro que todos han oído hablar maravillas de Praga y de la República Checa en general. Sin embargo, hoy no vamos a contar las bondades de esta ciudad, sino que vamos a centrarnos en un reloj que al turista que llega a la capital checa le llama la atención. En concreto estamos hablando del reloj astronómico de la ciudad, el cual es el reloj medieval más famoso del mundo. Fue construido en 1490 por el maestro relojero Hanus y perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI. Praga es una ciudad de leyendas, y una de ellas cuenta que para que Hanus no pudiera repetir su obra los concejales le dejaron ciego.
El reloj se compone de tres partes principales. La primera de ellas es el calendario de Josef Mánes. La esfera inferior de la Torre del Reloj representa los meses del año mediante pinturas realizadas por Mánes. También se pueden apreciar los signos del zodiaco y, en el centro, el Escudo de Armas de la Ciudad Vieja. El calendario tiene cuatro pequeñas esculturas: Un filósofo, un ángel, un astrónomo y un orador.
 
En segundo lugar, la esfera superior de la Torre del Reloj es el Reloj Astronómico propiamente dicho. Su función no era dar la hora, sino representar las órbitas del Sol y de la Luna.
Y la tercera parte y, quizás la más sorprendente de este peculiar reloj es el desfile de los doce apóstoles que se produce después de que un esqueleto (que respresenta a la muerte) toque una campana tras la cual el reloj comienza a marcar las horas. Este desfile se produce en las ventanas superiores del Reloj Astronómico. Además de los apóstoles y la muerte, se encuentran otras tres figuras adicionales: el Turco, la Avaricia y la Vanidad y la Muerte.

Sin duda, el visitante que llegue a Praga no puede dejar de contemplar este reloj que se sitúa en el edificio del Ayuntamiento.

1 comentarios:

Flores301 dijo...

Muy Interesante,unz reloj chulisimo pero me queda un poco grande para la muñeca. Gracias por ponerlo porque nunca he ido a Praga ni creo que vaya, pero si lo hago alguna vez me acordare que fuiste el primero en enseñarmelo, no olvidare visitarlo. Un saludo chao desde panamá

Publicar un comentario