Con la anchura de un pañuelo y la belleza de la Judería de Córdoba


La calle del Pañuelo hace comprender al visitante aquello de su nombre, con sólo pasar por los aledaños de la Mezquita-Catedral de Córdoba, y adentrarse en tal recoveco, que más bien parece sacado de una maqueta de la ciudad, en miniatura. Sólo 50 centímetros de ancho en su parte más estrecha, es lo que mide esta callejuela de la ciudad califal, recomendable para el viajero por aglutinar en pocos metros belleza, curiosidad y admiración, a partes iguales. De ahí su nombre y su singularidad.
Muy recomendable es el paso por este enclave, a sólo 100 metros del primer templo de Córdoba y en pleno corazón del barrio judío de la ciudad, un punto en el que secretos y atractivos se cuentan por centenares.En concreto, localizamos la calle del Pañuelo en la prolongación de Pedro Jiménez, otra de las vías de la Judería cordobesa, que en este caso se sitúa entre Martínez Rucker y calle de la Encarnación.

 
Recomendable al cien por cien, para el que visite una ciudad que aspira a ser, en 2016, capital europea de la cultura. Eso sí: si visitan este punto, pasen de uno en uno.

3 comentarios:

Mi vida en rojo dijo...

Yo tengo una foto aqui con el pañuelo!!! Aay Córdoba, ¡me gustó!

Besos rojos ;-)

Vistetecomopuedas dijo...

Qué recuerdos me trae esta calle

DVR dijo...

Me alegra saber que os ha gustado! La calle del Pañuelo es un rincón estupendo, en el que se han labrado multitud de bonitas historias

Publicar un comentario